viernes, 28 de septiembre de 2007

Necrosis o Muerte Celular (PATOLOGIA)

La necrosis es la muerte celular que se transfiere hacia los tejidos. Las necrosis se caracterizan por rodearse de una respuesta inflamatoria. Esto permite un diagnostico diferencial con la apoptosis (muerte programada). Hay diferentes tipos de necrosis, entre estas tenemos la necrosis de coagulación. Recibe este nombre porque las células al morirse van a mantener sus contornos celulares. Pero va a existir una destrucción interna completa. La necrosis de coagulación es considerada el estadio inicial de todos los tipos de necrosis aunque se relaciona principalmente a procesos infecciosos que favorezcan trombosis vascular.

Cuando se tiene la oportunidad de observar esa necrosis al microscopio, tiene un aspecto translucido o transparente. Esta variante de necrosis es la forma inicial y se caracteriza por una forma triangular si hay un compromiso vascular. Tiene un vértice hacia la luz y una base hacia la periferia. Al inicio tiene una coloración rojiza que se va tornando pálida.

Necrosis de Licuefacción o colicuativa: En esta el tejido afectado se licua y un ejemplo clásico es el sistema nervioso central. Normalmente, vamos a observar esta necrosis producto de un accidente cerebro-vascular o en la muerte. Cuando una persona fallece, el cerebro queda como una “gelatina”. Se presenta como un material eosinofilico amorfo al observarse en el microscopio.

Necrosis Caseosa: Se observa en los procesos tuberculosos. Se caracteriza porque se presenta como un material blanquecino, semejante al caseo de la leche. Ese material blanquecino va a contener abundantes microorganismos altamente contaminantes. En cuanto a consistencia, esa necrosis es una forma intermedia entre las dos anteriores. Se presenta como un material amorfo y al microscopio se ve como un material eosinofilico granular rodeado de una marcada respuesta inflamatoria.

Necrosis Enzimatica de la Grasa o Esteatonecrosis: Compromete el tejido graso periglandular, ya sea de las glándulas salivares mayores o el páncreas. En un proceso obstructivo (sialolitiasis) se comienzan a retener secreciones que se revierten y actúan sobre el parenquima celular, digiriéndolo. Cuando lo destruye, las enzimas que quedan son liberadas en el tejido circundante, que es en la grasa. Actúa sobre el tejido graso, produciendo una saponificacion de las grasas. Este tejido amarillento se transforma en un tejido blanquecino. Cuando uno lo observa al microscopio encuentra dos etapas; una etapa inicial en la cual la célula mantiene cierto contorno celular y se presenta como una estructura azulada basofilica y una etapa avanzada, en la cual la destrucción es significativa y se transforma en un material eosinofilico.

Necrosis Gomatosa: Se observa en la sífilis. Compromete las fibras colágenas. Estas se transforman en estructuras basofilicas por degeneración de sus proteínas y se caracterizan porque a simple vista se palpan y tienen consistencia de caucho. En la cavidad oral tiene predilección por el paladar.


INFLAMACIONES

No son más que la respuesta del organismo ante una injuria. Esas inflamaciones, dependiendo de su morfología y del tiempo de evolución se clasifican en tres tipos: inflamación aguda, inflamación sub aguda, inflamación crónica. Antes de que se presente la respuesta inflamatoria, el organismo debe mostrar una vasoconstricción transitoria para ubicar donde se esta produciendo la agresión. Una vez que se ubica, la vaso constricción transitoria se va a volver una vaso dilatación regional, con la finalidad de enviar el mayor numero de células de defensa hacia el área de agresión. Esa vaso dilatación va a estar en relación con los parámetros de Celso de una manera u otra. Los parámetros de Celso son el dolor; el calor (La temperatura del organismo depende del metabolismo basal celular y del flujo sanguíneo. Al aumentar el flujo hay un mayor roce y sube la temperatura); el rubor (Es producto de la congestión vascular distal o periferica); el tumor (sinónimo de hinchazón y es producto de la extravasación de plasma que será rico en proteínas –exudado-).

En la inflamación sale proteína porque se libera la fracción C3 del complemento. Esta aumenta el tamaño de los poros y la permeabilidad vascular, lo que permite que la célula pueda cruzar la pared. Hay un quinto parámetro que es la incapacidad o pérdida de la funcion. Un tejido inflamado, reduce su capacidad funcional. El otro parámetro es la movilización de las células de defensa. Normalmente, estas viajan en el centro de la circulación. Cuando se inicia el proceso inflamatorio, estas células tienen que pasar del centro a la periferia y esto recibe el nombre de marginación. Luego de que esto sucede, viene la pavimentación, que no es más que la puesta en contacto de la célula de defensa con la pared vascular.

La tercera etapa es la diaperesis que no es más que el paso de la célula de defensa a través de la pared vascular. Ya la célula esta fuera, tiene luego que dirigirse al área de agresión. Esto se logra a través de las sustancias químicas, principalmente la fracción C5 del complemento. Cuando se libera la fracción C5, se produce la quimiotaxis. Una vez que la célula llega al área de agresión, va a pasar a una ultima etapa que es la fagocitosis, que no es mas que la entrada al interior de la célula de una partícula sólida, en este caso, el agente agresor.

La célula requiere combinar ese agente fagocitado con los lisosomas. Entonces al unirse el fagosoma y el lisosoma se forma el fagolisosoma. Durante la degradación de la partícula, se produce la destrucción celular.

Inflamación aguda: Tiene una duración de horas a días. Es la primera respuesta del organismo ante una agresión. Se caracteriza porque los parámetros de Celso muestran una gran intensidad. El tejido afectado muestra un proceso vasculo exudativo. Acompañando ese proceso, vamos a tener las células de defensa. Las principales células de defensa son las polimorfonucleares, especialmente los neutrofilos, en los procesos bacterianos. En el caso de virus, la situación cambia. La célula aumentada será el linfocito. Todas las células descansan sobre un estroma vasculo exudativo.

Los macrófagos liberan factores quimiotacticos para dos tipos de células; los linfocitos y los fibroblastos. De los linfocitos, tenemos dos tipos: los T y los B. El primero en actuar es el B, que llega en una modificación que corresponde a las células plasmáticas. Estas juegan un papel importante en la defensa humoral. Actúa mediante la liberación de secreciones, específicamente la inmunoglobulina.

La célula plasmática será la célula característica de un proceso inflamatorio sub agudo. Este se caracteriza porque descansa en un estroma con procesos vasculo exudativos reducidos. Por eso el dolor disminuye. Los parámetros de Celso también se reducen.

Inflamación crónica: Tiene una duración de semanas a meses. Se caracteriza porque participa el segundo tipo de linfocito; el T. Juega un papel en la inmunidad celular. Estos atacan los virus y las células tumorales neoplásicas. Como se sabe si es agudo o crónico o viral o no viral? Por el estroma. Si se acompaña de proceso vasculo exudativo es viral. Si se acompaña de fibrosis indica crónica de diferentes motivos. Las inflamaciones crónicas se clasifican en no granulomatosas y granulomatosas. Esto depende de la presencia o no de granulomas, que son conglomerados de células que tienen funciones diversas.

Procesos no granulomatosos: Pueden ser de dos tipos; especificas (si se conoce la causa desencadenante) e inespecíficas (si no se conoce la causa desencadenante). Las inflamaciones crónicas dependiendo de la distribución de la respuesta inflamatoria pueden ser inflamación crónica difusa, en la cual la respuesta inflamatoria se dispone de manera homogénea en el tejido; inflamación crónica superficial en la cual la respuesta inflamatoria es mínima y se localiza en estrato superficiales o superiores; una inflamación crónica folicular, en la cual las células se disponen en acumulos que pueden presentar centros germinativos.